banner_incontinencia.jpg


¿Cómo localizar tu suelo pélvico?

¿Cómo localizar tu suelo pélvico?

¿Cómo localizar tu suelo pélvico?

Los músculos del suelo pélvico se encuentran en la parte inferior de nuestra pelvis, es decir, si estamos sentadas correctamente localiza esos huesos que hay bajo tus glúteos. Son dos huesos que llamamos isquiones. Tienes que palparlos, puede que te cueste un poquito sentirlos y mover la pelvis a un lado y a otro, hasta que localices bien esos huesos de los que te hablo.

Además, en la parte anterior de la pelvis y la parte posterior hay otros dos huesos: la sínfisis del pubis, otra zona durita, otra zona ósea que hay en la parte anterior y el coxis, el final de la columna, la rabadilla.

Entonces en esta especie de rombo que componen los cuatro puntos óseos se localiza el suelo pélvico. Éste es el primer paso.

Segundo paso: vamos a pensar que cierran, porque así es, los orificios perineales, la uretra, la vagina y el ano.

El suelo pélvico rodea estos esfínteres y cuando realizamos una contracción de los músculos del suelo pélvico estos esfínteres se cierran.

Por lo tanto, primer paso para localizar y sentir esta musculatura y para aprender a contraerla y relajarla: cierra los orificios perineales como si, por ejemplo, imagina que quieres cortar el chorro de la orina, quieres evitar que se escape un gas-

 

1.- para aprender a localizar, sentir y ejercitar el suelo pélvico es la imaginación. Imagina que estás haciendo pipí, también es cierto, puedes probarlo, a modo de prueba una sola vez, cuando estés orinando corta el chorro de la orina, pero siente que esos músculos que cortan el chorro de la orina son, efectivamente, los músculos del suelo pélvico.

Recomendación: esa práctica de parar el chorro de la orina es muy mal consejo como entrenamiento del suelo pélvico. Esto no se debe hacer, porque puede provocar infecciones de orina y puede crear problemas en la micción normal.

2.- es vital saber cómo se localizan, cómo se disponen los músculos del suelo pélvico y un paso importante es la visualización.

Muchas mujeres desconocen cómo son sus genitales y, por tanto, te aconsejo que tomes un espejito, que mires dónde se encuentran tus orificios perineales porque, si no, no vas a saber de qué estamos hablando.

Por ejemplo, si yo contraigo la mano, si yo cierro los deditos, yo veo lo que está ocurriendo. Sin embargo, en el suelo pélvico puede que no sepas lo que está ocurriendo.

Toma un espejito, enfocando la zona perineal, realiza una contracción imaginando esos tres trucos que te he dicho, bien el chorrito de la orina, bien un gas que se quiere escapar, cierra los orificios perineales y observa en el espejo qué es lo que ocurre.

 

Comentarios


No hay comentarios en este artículo

DÉJANOS UN COMENTARIO