banner_incontinencia.jpg


Consejos para afrontar la incontinencia durante el sexo

Consejos para afrontar la incontinencia durante el sexo

Consejos para afrontar la incontinencia durante el sexo

Es frecuente que los problemas de incontinencia urinaria tengan repercusión sobre la vida sexual. Quienes padecen incontinencia urinaria encuentran dificultad para hablar del tema, que sigue considerándose tabú en pleno siglo XXI, y encuentran aún más dificultad para hacerlo si la calidad de su vida sexual se ha visto afectada.

Una de las causas más frecuentes de incontinencia urinaria es la debilidad de las estructuras que conforman el suelo pélvico, de los músculos y los tejidos conjuntivos que dan soporte a las vísceras pélvicas y se encargan de garantizar la continencia urinaria y fecal, entre otras funciones.

 

Cuando los músculos del suelo pélvico se encuentran débiles, la mujer es más vulnerable a sufrir pérdidas de orina, y además es muy probable que la sensibilidad durante las relaciones sexuales se vea disminuida. Por el contrario, unos músculos demasiado tensos, es decir, una hipertonía del suelo pélvico, también puede interferir en las relaciones sexuales causando dolor durante la penetración (dispareunia) o incluso imposibilidad para llevarla a cabo por la excesiva contracción de la musculatura.

 

Otra de las razones por las que la incontinencia urinaria puede afectar en la vida sexual es la pérdida de seguridad en una misma y la disminución de la autoestima.

 

Las mujeres que sufren pérdidas de orina sienten vergüenza de sus genitales, temen que estos despidan mal olor o presenten un exceso de humedad. Y es que el hecho de no sentirse segura de sí misma puede llevar a la mujer a perder el interés por el sexo, por temor a ser rechazada.

 

Pero, sin duda alguna, la manifestación más evidente de cómo la incontinencia urinaria puede afectar en la actividad sexual es la incontinencia coital, es decir, la pérdida involuntaria de orina que se produce antes, durante o el coito.

Consejos para combatir la incontinencia urinaria durante el sexo

  1. Habla con tu pareja

Aunque te cueste hablar con naturalidad sobre el tema, la comunicación con tu pareja es esencial para no caer en malentendidos ni perpetuar una situación que no los beneficia a ninguno de los dos. Si el motivo por el que evitas las relaciones sexuales es el temor a sufrir un escape durante las mismas, házselo saber y pide a tu pareja que te brinde todo su apoyo para superar el problema.

  1. Busca la ayuda de un especialista

Uno de los principales inconvenientes a la hora de solucionar las disfunciones del suelo pélvico es que la mayoría de las personas que las padecen suelen creer que es algo normal o, si piensan que no lo es, tienen gran dificultad para acudir a un profesional con quien compartir su problema.

Si tienes escapes de orina durante las relaciones sexuales, acude a tu médico para que este te dirija al profesional que considere oportuno.

  1. Acude a Fisioterapia de suelo pélvico

La reeducación perineal, de la mano de un fisioterapeuta especialista en suelo pélvico, tiene altas tasas de éxito en el tratamiento de los distintos tipos de incontinencia urinaria.

  1. Controla la ingesta de líquidos y vacía tu vejiga antes del coito

Tener en cuenta la cantidad de líquido que ingieres a lo largo del día es básico para asegurarte una correcta hidratación, pero también para organizar la ingesta de cara a evitar los escapes de orina.

Muchas mujeres, por temor a la incontinencia urinaria, reducen drásticamente la cantidad de líquido que beben al día. Esta no es la solución, no debes eliminar el agua en tu vida diaria. Pero sí debes planificar en qué momento ingieres líquidos y qué tipo de líquidos tomas.

Evita beber agua una hora antes del coito, ya que la penetración causará más presión sobre tu vejiga y si esta está repleta de orina, te será más difícil contener las ganas de ir al baño. Por eso, es recomendable que acudas al WC antes de mantener relaciones sexuales y vacíes tu vejiga tranquilamente.

  1. Mantén la calma

La ansiedad anticipatoria, esa desagradable sensación de nerviosismo que te genera pensar en el acto sexual y el temor a que se produzca un escape de orina, no te beneficia en absoluto.

  1. Ejercicios de Kegel

Los ejercicios de suelo pélvico te ayudarán a ganar control sobre tu musculatura perineal, mejorando tu capacidad para contener la orina, también durante las relaciones sexuales.

 

Cuando los músculos del suelo pélvico tienen una fuerza, un tono y una flexibilidad adecuados son capaces de contraerse y relajarse a voluntad (garantizando la continencia pero también la correcta eliminación de orina y evacuación de heces) y proporcionan más calidad en las relaciones sexuales que unos músculos debilitados o excesivamente tonificados y rígidos.

  1. Evita la cafeína y las bebidas o alimentos que pueden irritar la vejiga

Cítricos, bebidas carbonatadas, alcohol, alimentos picantes pueden aumentar la actividad de tu vejiga y hacerte sentir ganas de orinar con más frecuencia y sin un llenado suficiente de la vejiga en la mayoría de los casos.

Y si no quieres estimular en exceso tu vejiga y hacerla más vulnerable a sufrir escapes, evita el café, las bebidas de cola y el té.

  1. Vigila el sobrepeso y el estreñimiento

El impacto del estreñimiento sobre el suelo pélvico es un hecho que habrás de evitar si quieres cuidar la salud de tu musculatura perineal, más aún si sufres incontinencia urinaria.

 

Asimismo, el sobrepeso y la obesidad someten a las estructuras del suelo pélvico a un exceso de presión que deben contrarrestar día tras día. Esto tiene un efecto directo sobre la vejiga que, al igual que durante un embarazo ha de soportar el peso del feto y la placenta, en el caso de una persona con sobrepeso u obesidad, debe soportar el peso de los acúmulos grasos del abdomen.

  1. Selecciona mejor las posturas

Explora y elige las posturas sexuales en las que sientas menos presión sobre tu abdomen y tu vejiga. La mayoría de las mujeres describen menor sensación de presión en las posiciones de lado.

Esto es todo lo que quería contarte acerca de la incontinencia urinaria coital y las estrategias que puedes empezar a probar hoy mismo para plantarle cara a este problema que, de la mano de los profesionales adecuados, en la mayoría de los casos tendrá solución.

Comentarios


No hay comentarios en este artículo

DÉJANOS UN COMENTARIO