banner_incontinencia.jpg


Manual para tu salud de los 40 a los 69

Manual para tu salud de los 40 a los 69

Manual para tu salud de los 40 a los 69

Es bien sabido que a partir de los 40 empezamos a sentir el paso del tiempo. Sin embargo, la crisis de los 40 no golpea de la misma forma a las mujeres que a los hombres, que viven el 'síndrome de Peter Pan' y buscan sentirse más jóvenes. Por lo general, nosotras no tenemos esa necesidad porque valoramos haber ganado en estabilidad y madurez.

 

La crisis de las mujeres suele llegar más tarde, en torno a los 50, asociada con los trastornos de la menopausia. En esa etapa, la caída de la producción de las hormonas influye en el sistema nervioso de las féminas, lo que provoca que se encuentren más sensibles y vulnerables.

 

El fin de la etapa reproductiva en la mujer, con todas las consecuencias físicas y psicológicas que comporta, puede conllevar también ciertos cambios en las relaciones de pareja y una pérdida del apetito sexual. En ocasiones, esta falta de libido está asociada al aumento de la sequedad vaginal con lo que es recomendable utilizar lubricantes para aliviar las molestias.

 

Liberación sexual:

 

Se trata de una época en la que algunas mujeres buscan nexos más afectivos que carnales para que el deseo se prolongue más en el tiempo.

Para lograr este objetivo es importante no relacionar la sexualidad únicamente con el coito y dar más peso a la emotividad y las caricias: "Nos venden la sexualidad como si fueran fuegos artificiales, pero podemos tener relaciones vinculadas al placer que no se basen en una descarga sexual".

 

Si hay mujeres a las que se les apaga la llama del deseo, también se da el caso contrario: aquellas que se sienten liberadas y ansían probar nuevas experiencias. Se atreven a pedir lo que les gusta, participan del placer, se masturban y les gusta tener una relación con su cuerpo.

Lo que sí que está claro es que a partir de los 40 necesitamos más cuidados. La piel pierde su capacidad de recuperación frente a agentes externos como la contaminación, el tabaco o el estrés, y los daños provocados por el sol aparecen en forma de manchas y arrugas. Por tanto, es conveniente utilizar protector solar e hidratar el cutis a diario, ya que se seca con más facilidad con el paso de los años.

 

A partir de la menopausia, los huesos pierden masa ósea. La descalcificación provoca un mayor riesgo de sufrir caídas y roturas de los 50 en adelante.

Para prevenir enfermedades como la osteoporosis o la artrosis, se debe acudir al médico cuando comience el dolor en los huesos, aunque no haya habido ningún traumatismo. Algunas mujeres se aguantan las molestias durante demasiado tiempo y cuando llegan a la consulta ya es demasiado tarde.

 

Seguir la dieta mediterránea, ingerir calcio y vitamina D y evitar los alimentos con exceso de grasas, el alcohol y el tabaco son algunos de los remedios para prevenir estas dolencias.

 

Además, los médicos recomiendan realizar ejercicio moderado.

El metabolismo se hace más lento y los kilos empiezan a acumularse no sólo en el trasero y las caderas sino también en el abdomen. A estas alturas hay que mentalizarse para comer menos cantidades y hacer ejercicios aeróbicos al menos 30 minutos al día.

 

Como resumen, de los 40 a los 50 un ejercicio moderado, una dieta balanceada y prevención médica es importante de los 50 a los 60 a lo anterior tenemos que sumarle una gran actitud ante la vida para disfrutar con plenitud cada etapa de la vida, esto es lo más importante para sentirnos felices y tranquilas.

Comentarios


No hay comentarios en este artículo

DÉJANOS UN COMENTARIO