Una cita me enseñó que los beneficios
del vino tinto lo hacen más delicioso

Estilo de vida

Anoche tuve una cita con un médico. Fuimos a cenar a un lindo restaurante y pedimos una botella de vino tinto. Conforme pasaba la velada y charlábamos, nos dimos cuenta que los dos disfrutamos de una buena copa de vino de vez en cuando, pero él me explicó las razones por las cuales toma una copa al día, y realmente me sorprendí.

Siempre he relacionado el vino tinto con una reunión entre amigas, una rica cena con mi pareja, o simplemente para acompañar un platillo que me gusta, pero no sabía que, además de ser una bebida deliciosa y divertida, nos brinda grandes beneficios. 

Tomar una copa de vino regularmente me relaja, y sé que a todas nos pasa igual. Nos ayuda a darnos una pausa en el día y concentrarnos sólo en nosotras, sin embargo, descubrí que gracias a las sustancias que contiene podemos prevenir o disminuir los riesgos de padecer algunas enfermedades.

Una copa de vino al día puede ayudar a fortalecer los huesos, reducir en un 30% las probabilidades de tener un infarto, proteger la visión, disminuir el colesterol y aminorar los riesgos de desarrollar tumores intestinales.

Me encanta incluirlo en algunas de mis recetas, pero lo mejor es que no sólo sabe bien cuando lo combinas con una pasta o un corte de carne, sino que tiene propiedades que nos ayudan a reducir las bacterias en la comida…. Todo lo que me platicaba mi cita resultaba sorprendente, pero aún faltaba lo mejor…

Sabía que el vino tinto tiene beneficios, sin embargo, también ayuda a prevenir la depresión, equilibrar el sistema nervioso, reducir el estrés, mejorar las defensas y además, retrasa el envejecimiento en la piel. ¡Ahora entiendo por qué hay tantas mascarillas de vino tinto en los spa!

Como ves no sólo es delicioso, también tiene propiedades benéficas para el cuerpo. Así que disfrutemos la vida y bebamos una copa de vino al día. Recuerda, ¡sólo una!