¿A qué edad se puede tener incontinencia urinaria?

Salud

La incontinencia no es una enfermedad, es un síntoma que se caracteriza por la pérdida o expulsión de orina de la vejiga en forma involuntaria. De cada cuatro personas que padecen incontinencia tres son mujeres, y solamente una es hombre.

Y es que, a pesar de que se puede presentar a cualquier edad y por diferentes factores en ambos sexos, en la mujer, sujeta a cambios hormonales, embarazos y menopausia, aumenta el riesgo en ciertos momentos de su vida.

Nunca es normal tener incontinencia y siempre se deben atacar las causas, o en todo caso tomar las medidas necesarias para mitigar las consecuencias desagradables y poder continuar con un estilo de vida activo y cómodo. 

Músculos del Suelo Pélvico

El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que, unidos entre sí, sostienen los órganos pélvicos, es decir: vejiga, uretra, útero, vagina y recto, y los mantienen en la posición adecuada para su correcto funcionamiento.

El suelo pélvico abarca desde el pubis al coxis, y sus principales funciones, además de sostener los órganos pélvicos y vísceras, son el control de esfínteres, favorecer la satisfacción sexual y, durante el parto, ayudar a que la cabeza del bebé rote y producir una contracción que facilite su nacimiento.

Embarazo

Conforme avanza el embarazo, los músculos del suelo pélvico se pueden debilitar por la presión que el peso del bebé ejerce sobre ellos, lo que puede causar incontinencia. Es por esto que los especialistas sugieren a todas las mujeres realizar ciertos ejercicios de Kegel durante el embarazo y el postparto.

Menopausia

Entre los 45 y los 55 años de edad la mayoría de las mujeres dejan de tener la menstruación, pierden la fertilidad y su cuerpo deja de producir estrógenos.

Con esta disminución de una de las hormonas que regulan los ciclos menstruales, también puede aparecer una pérdida de tonicidad en los músculos pélvicos y particularmente los que controlan la vejiga, lo que da pie a la incontinencia. 

Tercera edad

En algunos casos a partir de los 65 años, además de la debilidad de los músculos que controlan la vejiga, su capacidad de llenado disminuye y la necesidad de ir al baño se hace urgente y repentina, lo que puede causar escapes de orina. 

Otras razones por las que una mujer puede padecer incontinencia a cualquier edad son estreñimiento, sobrepeso, una infección de las vías urinarias o trastornos neurológicos.