Cómo aceptar el divorcio y llevarlo en buenos términos

Salud

Ante la decisión de divorciarse pueden surgir una serie de sentimientos encontrados; por una parte, la liberación de una relación en la que, por las razones que sea, ya no se quiere estar, y por la otra un sentimiento de fracaso y miedo a afrontar lo que vendrá más adelante. 

El divorcio marca el punto final de una relación de pareja, pero también puede ser el inicio de una relación diferente con el ex y el punto de partida hacia una nueva forma de vida, que ofrece muchas posibilidades.

En el proceso, los miembros de la pareja se enfrentarán a terminología, abogados y probablemente pleitos. Es necesario definir con la ayuda de los abogados cuestiones como los bienes de la pareja, la manutención y custodia de los hijos, el domicilio conyugal, etc. 

Cada caso es diferente, pero es necesario estar consciente de que el divorcio no solo tiene consecuencias jurídicas sino también personales, familiares y emocionales. Algunas sugerencias para superar los sentimientos negativos son: 

  • Evita los sentimientos de culpa, generalmente el rompimiento de una relación es responsabilidad de ambos miembros de la pareja.
  • Olvida la palabra fracaso, generalmente los matrimonios que terminan dejan muchas cosas buenas, enfócate en lo bueno que la relación te dejó, por ejemplo: tus hijos. 
  • Busca ayuda terapéutica o desahógate con amigos comprensivos que no te juzguen. Está bien sentir tristeza, dolor y coraje, y al paso del tiempo estos sentimientos se irán haciendo menos intensos. 
  • Evita la nostalgia y el apego al pasado o a las cosas que vivieron. Trata de vivir el momento presente, aceptando tu actual situación y mira hacia delante.
  • Aprende las lecciones que una situación adversa como el divorcio te da, encuentra tus errores y evita cometerlos en el futuro.
  • No te conmiseres, piensa en las razones por las que puedes estar agradecido con tu ex pareja y con tu matrimonio, y con las posibilidades que tu nueva vida te ofrecerá. 
  • Disfruta de lo que te hace feliz, sal con amigos, duerme hasta tarde, compra algo que te guste. 

LLEVA EL DIVORCIO EN BUENOS TÉRMINOS

Un divorcio suele suceder cuando la relación entre los miembros de un matrimonio ya es insostenible, y por el bien de ambos y en su caso de los hijos, es mejor la separación; es decir, que se está buscando un mejor estado de las cosas. Debes saber que sí es posible tener una buena relación con tu ex pareja e incluso llevar el divorcio de la manera más tersa posible.

Inicialmente es probable que ambas partes se sientan enojadas, tristes, traicionadas y ofendidas, y no se pueden forzar las emociones para que cambien. Al paso del tiempo la intensidad de las emociones negativas se irá diluyendo y todo será más fácil. Es responsabilidad de cada uno, con los recursos necesarios, superar estos sentimientos y tomar la situación de una manera más objetiva y calmada. 

Aunque no existe una fórmula mágica para que el divorcio sea en los mejores términos posibles y derive en una relación amistosa, toma en cuenta lo siguiente: 

  • Emociones: si es necesario, trabaja en terapia o con apoyo de un profesional los sentimientos de enojo, resentimiento, desamor o cualquier otro, para poder superar la situación a nivel personal. 
  • Comunicación: un diálogo respetuoso y considerado, en el que se tomen en cuenta los puntos de vista y las necesidades de ambas partes y se pueda llegar a acuerdos. 
  • Prioridades: definir cuáles son las prioridades, si la pareja tiene hijos menores, el bienestar de estos es el aspecto más importante por considerar. Nunca se debe utilizar a los hijos como armas contra el otro, para trasmitir mensajes, ni generar sentimientos de culpa o enojo. También es importante acordar y respetar los pormenores económicos, de vivienda y otros que puedan surgir.