La perimenopausia

Salud

La palabra menopausia significa cese de la menstruación y se refiere al momento en que la mujer ha dejado de menstruar durante un año, sus ovarios reducen la producción de estrógeno y progesterona, dos hormonas que rigen la capacidad reproductiva.

| La perimenopausia o premenopausia es la transición de una mujer entre su vida fértil y la menopausia, en que pierde la capacidad de embarazarse. |

Este tránsito puede tomar algunos años y se caracteriza por una serie de cambios debido al descenso de los niveles de estrógeno en el organismo de una mujer.

La Perimenopausia suele comenzar entre los 35 y los 45 años, y se puede manifestar a través de signos como:

  • Períodos menstruales irregulares: Las menstruaciones se pueden hacer más escasas o más abundantes, presentarse con mayor frecuencia que antes o saltarse un par de meses.
  • Bochornos: Son ondas de calor sofocante y repentino que generalmente se sienten en el cuello, la cara, el pecho y los brazos. Su intensidad, duración y frecuencia pueden variar, y en algunas ocasiones te pueden despertar en la mitad de la noche. 
  • Insomnio o dificultades para volverse a dormir: Ya sea que se despierte por un bochorno u otra circunstancia, o que tenga dificultades para conciliar el sueño a la hora de acostarse.
  • Cambios de humor: Sentimientos de irritabilidad, ansiedad, tristeza, nerviosismo o mayor riesgo de depresión a causa de una combinación de los cambios hormonales con factores externos como los hijos, la pareja, la edad, etc.
  • Resequedad vaginal: Al descender los niveles de estrógeno los tejidos al interior de la vagina pueden perder lubricación y elasticidad, lo que dificulta las relaciones sexuales placenteras y favorece las infecciones vaginales.
  • Incontinencia Urinaria: La pérdida de tono en los músculos del suelo pélvico puede contribuir a la incontinencia urinaria.
  • Disminución de la fecundidad: Conforme la ovulación se vuelve irregular, disminuye la capacidad para concebir, sin embargo, es muy importante utilizar un método anticonceptivo hasta que hayan pasado 12 meses sin que se presente la menstruación.
  • Cambios en el impulso sexual: El impulso y el deseo sexual también pueden cambiar, y verse disminuido o aumentar.
  • Pérdida de la densidad ósea. Con la disminución de los niveles de estrógenos aumenta el riesgo de padecer osteoporosis y fracturas.
  • Colesterol alto: El descenso de los estrógenos también puede aumentar el nivel del colesterol “malo”, lo que favorece la posibilidad de enfermedades cardiacas.
  • Piel seca, dolores de cabeza, dificultad para concentrarse.

Ante estos síntomas o la sospecha de que se está empezando con el tránsito a la menopausia, es necesario consultar al ginecólogo para confirmar y en su caso buscar alternativas terapéuticas para tratar las incomodidades y prevenir las complicaciones.