Miomas y quistes: qué son y su tratamiento

Salud

Los miomas o fibromas son tumores benignos que surgen en el interior de las paredes musculares del útero. Se presentan en diferentes dimensiones, desde el tamaño de una lenteja hasta el de una toronja y pueden ser varios o uno solo.

Por lo general, aparecen durante la etapa fértil de una mujer, ya que parecen responder a la presencia de las hormonas que estimulan el desarrollo del endometrio durante cada ciclo menstrual.

Según su ubicación, los miomas se clasifican en submucosos (crecen hacia el interior de la cavidad uterina), intramurales (crecen dentro de las paredes musculares del útero) y subserosos (crecen hacia afuera del útero).

Aunque se desconocen las causas por las cuales una mujer desarrolla miomas y otras no, se sabe que algunos factores de riesgo son tener entre 30 y 50 años, familiares cercanos que los han presentado, la obesidad o ser de raza negra. 

Miomas: diagnóstico

Los miomas se suelen descubrir en un examen pélvico de rutina o a través de un ultrasonido, ya que, en la mayoría de los casos, no dan síntomas. Sin embargo, en algunos casos los miomas pueden manifestarse con sangrado menstrual abundante y prolongado (menorragia), dolor o una sensación de presión y pesadez en el área pélvica. En ocasiones pueden causar dolor durante las relaciones sexuales, necesidad constante de orinar, estreñimiento o hinchazón del bajo vientre.

Los miomas uterinos en sí no representan un riesgo, pero si causan menstruaciones tan abundantes y prolongadas que la pérdida de sangre es demasiada, esto puede desembocar en una anemia.

En algunos casos, los miomas submucosos pueden dificultar el embarazo o provocar ciertas complicaciones durante éste, como desprendimiento prematuro de la placenta, retraso del crecimiento intrauterino y parto prematuro.

Miomas: tratamiento

El tratamiento para los miomas dependerá de las características de cada caso, además de la edad de la mujer y sus expectativas para embarazarse en el futuro; y pueden incluir medicamentos o distintos tipos de cirugía.

Los quistes…

Los quistes ováricos son más frecuentes en la edad fértil, aunque es posible que se presenten durante la menopausia. A diferencia de los miomas, los quistes son formaciones que al interior llevan una cavidad hueca que puede tener líquido y que suelen aparecer en los ovarios.

La mayoría de los quistes de ovario se producen a causa del ciclo menstrual y se denominan quistes funcionales. Éstos, generalmente no representan ningún problema, rara vez provocan molestias y  suelen desaparecer por sí mismos en pocos ciclos menstruales.

Sin embargo, algunos quistes pueden ser patológicos y estar relacionados con la endometriosis, o ser síntoma de otros problemas de salud, como el Síndrome de Ovario Poliquístico, por lo que se requiere de atención médica.

Por otra parte, están los quistes denominados dermoides y los cistoadenomas que se pueden complicar, al crecer demasiado, provocando que el ovario se desplace de su posición y causando su ruptura o una torsión ovárica.

El tratamiento dependerá del tipo y tamaño del quiste, la edad de la mujer y los síntomas, y este puede incluir medicamentos o cirugía.