Alimentación después de los 40

Alimentación

A partir de los 40 años la mujer que tiene actitud y empuje puede vivir una etapa maravillosa, llena de gozo, con menos preocupaciones y más libertad. Sin embargo, debes saber que alrededor de esta edad también comienzan a suceder algunos cambios en el cuerpo de la mujer, que marcan el tránsito a la menopausia.

Si estás en esta edad, probablemente hayas notado algunos síntomas como períodos menstruales irregulares, bochornos, insomnio, cambios de humor, sequedad vaginal o cambios en el impulso sexual.

Asimismo, suceden en el organismo otros cambios que no son perceptibles para la mujer, pero que pueden alterar su vida:

  • Pérdida de la densidad ósea: Con la disminución de los niveles de estrógenos, se puede ver disminuida la capacidad de reponer el hueso que se pierde de forma natural, lo que puede desembocar en osteoporosis y fracturas.
  • Colesterol alto: El descenso de los estrógenos también puede aumentar el nivel del colesterol “malo” y disminuir el “bueno”, lo que aumenta el riesgo de desarrollar una enfermedad del corazón.
  • Cambios en el metabolismo: Con la disminución de los niveles de estrógeno, aumenta la resistencia a la insulina y en algunos casos empieza a fallar la tiroides. Esta combinación favorece el aumento de peso, particularmente alrededor de la cintura

Por todo esto, la dieta de una mujer después de cumplir los cuarenta debe ser muy saludable, y contener todos los grupos de alimentos.

  • Desayuna diariamente, con un poco de fruta, productos de origen animal (jamón, queso, leche o yogurt bajos en grasa) y cereales integrales. De esta forma tendrás energía para realizar tus actividades y no tendrás hambre a media mañana.
  • Determina cuáles son tus horarios para comer, y trata de comer la mayor parte del tiempo dentro de estos horarios, siempre sentada, con calma y con plena conciencia de lo que estás comiendo, disfruta de tus alimentos.
  • Aumenta la variedad de verduras que consumes todos los días, esto incrementará el aporte de vitaminas y de fibra, lo que te hará sentir mejor.
  • Come cereales integrales, trata de eliminar los productos con harinas y azúcares refinados. Las harinas refinadas entran al torrente sanguíneo más rápido y producen fluctuaciones en los niveles de glucosa en la sangre, mientras que los productos integrales tardan más tiempo en llegar al torrente por su alto contenido de fibra.
  • Reduce el consumo de refrescos o bebidas dulces y bebe más agua.
  • Toma colaciones saludables entre comidas como una verdura, almendras o una barra de cereal integral.
  • Limita tu consumo de alcohol, evita la comida chatarra y deja de fumar.
  • Practica un poco de ejercicio o actividad física diariamente.

Con una dieta saludable, que te llene de energía, y con una actitud positiva, dispuesta a aceptar lo que la vida te otorga, prepárate para vivir la mejor etapa de tu vida.