Alimentación para una persona con diabetes: consejos

Alimentación

La diabetes no es curable, pero con una alimentación adecuada, manteniendo un peso saludable, haciendo ejercicio y siguiendo las instrucciones y tratamiento del médico se puede controlar para evitar o retrasar daños en ojos, riñones, nervios, pies y corazón.

La diabetes es una enfermedad que se presenta con bastante frecuencia en nuestro país, en enorme medida debido a los malos hábitos alimenticios, el sobrepeso, la genética y la acumulación de grasa corporal.

La diabetes es una enfermedad que requiere de cuidados cotidianos para evitar que aparezcan complicaciones que deterioren el organismo. La mayoría de los médicos recomienda, además de un tratamiento con medicamentos, una dieta saludable y ejercicio para controlar los niveles de azúcar en sangre.

Recomendaciones

Es común pensar que las personas diabéticas deben excluir completamente de su dieta los hidratos de carbono (azúcares y harinas); esto es un mito. La realidad es que se recomienda que alrededor del 50% del aporte de energía de una persona con diabetes provenga de esta fuente, siempre y cuando sean hidratos de carbono complejos, es decir, cereales y granos integrales, que contienen mayor cantidad de fibra lo que hace que la absorción de glucosa sea más lenta; asimismo se sugiere evitar los hidratos de carbonos simples, como el azúcar, la miel o los jugos.

Otras medidas que una persona con diabetes puede tomar para mantener el azúcar en sangre en los límites saludables son las siguientes:

  • Elegir pescado, pollo o pavo en vez de carnes más grasosas, como la res y el cerdo.
  • Evitar pasteles, panes dulces, frituras y comida chatarra.
  • Limitar el consumo de alimentos procesados como las salchichas, embutidos, el tocino y los alimentos enlatados.
  • Elegir productos lácteos bajos en grasa, como la leche descremada, los yogures y quesos bajos en grasa.
  • Limitar el consumo de grasas de origen animal como manteca, crema o mantequilla.
  • Limitar las porciones y cantidades; en ocasiones continuamos comiendo a pesar de estar satisfechos, solamente por ansiedad o por estar la comida a la mano
  • Cocinar con poco aceite, procurando hornear, asar o hervir, en lugar de freír.
  • Incluir alimentos que contienen grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas como aguacate, cacahuate o nuez, ya que ayudan a reducir los niveles de colesterol.
  • Dividir la alimentación de un día en tres comidas fuertes y dos colaciones saludables.
  • Limitar o evitar el consumo de bebidas alcohólicas.
  • Beber suficiente agua de 1,5 a 2 litros diarios.

La dieta ideal para la persona con diabetes es básicamente una alimentación saludable que, junto con el ejercicio, y en su caso los medicamentos y la vigilancia médica, permite mantener los niveles adecuados de azúcar en sangre, lo que previene el deterioro de órganos y tejidos.

Ante cualquier duda, recuerda siempre consultar con tu médico especialista.